There is a deep significance behind the idol worship prevalent in Hinduism. It aims at an understanding and realization that every image of God represents a particular facet of the omnipresent, omniscient and omnipotent Supreme Divine Almighty.

After the celebration of Saraswati puja in the month of magha (January-February), Shivaratri is observed on the fourteenth day of the dark fortnight in the lunar month of phalguna (February-March). The tradition of Shiva is the worship of creation itself, and it embodies the deepest metaphysical truths of Yoga and Vedanta. According to Hindu scriptures, the worship of Shiva is very mysterious and its understanding can be realized only through deep spiritual practice.

Before creation, there was only the Void. God, as the subtle cosmic soul, was unmanifested, without any attributes. In the Taittiriya Upanishad 2:1:1, it is said that God wished to manifest Himself everywhere in various forms and with this desire, the cosmic consciousness first vibrated itself in the form of the sky. Other elements, such as air, fire, water, and earth gradually evolved out of the void (akasha). This evolution continued to eventually culminate in the manifestation of the plant, animal, and human kingdoms. The Shiva worship is closely associated with these various manifestations.

During Shivaratri, we give our offerings to eight manifestations of Shiva, symbolized by his eight principal names: Sarva, Bhava, Rudra, Ugra, Bhima, Pashupati, Mahadeva, Ishana. We pay our obeisance to Shiva, who conceptually represents all five elements. Thus Sarva represents the earth tattwa (elemental energy), Bhava the water, Rudra the fire, Ugra the air, and Bhima the sky. Lordship over the animal kingdom (Pashupati) is also attributed to Shiva who is considered the supreme God (Mahadeva), and the embodiment of calmness and bliss. In other words, Shiva is manifested everywhere in the universe through the elements: earth, water, fire, air, and through animals, deities, and gods. He also exists in the spinal canal in the human body in the different chakras, which embody the qualities of the elements and are responsible, in man, for the creation of all animal and divine propensities.

The worship of Shiva on Shivaratri ends with offerings to the sacred lingam—an ellipsoid smooth stone— seated in its yoni—a shallow elongated dish. According to the fertility cult, these two sacred symbols are often described as the phallus (lingam) coupled with the female genitalia (yoni), which has generated much criticism and incomprehension in the West. Still these symbols have a much deeper and more mysterious significance.

There is a duality of existence in each and every created object. One aspect is the body, or prakriti, the other is the soul or purusha. The body is visible and tangible, while the soul is invisible, formless. The soul needs the body to manifest itself and attain liberation, God-realization. The body can only exist if the soul is dwelling within and activating it.

Thus the lingam and yoni together represent the two aspects of Reality:

– the unmanifest, known as Shiva, the formless Supreme Principle, the soul, and symbolized by the lingam

– the manifest, known as shakti (enlivening power), prakriti (primordial matter, as in the body), or Divine Mother, and symbolized by the yoni.

The pedestal of the lingam is the yoni, and it represents the human body, the source of the innumerable desires that man experiences. Man’s three bodies—physical, astral, and causal—form part of this pedestal. Leaving aside the possibility of emergence of any kind of desire, the key point to remember is that unless the soul is coupled with the body, the body cannot live even for a moment. Through inhalation, the invisible soul, lingaraj, or Shiva, is always in coition with the body, and maintaining its life. The soul is the guide, caretaker, container, and sustainer of the being, but human beings do not realize that the soul alone is breathing. If the formless Shiva does not always remain in the divine cave in the human mind through inhalation, the five senses cannot function and provide at every moment nourishment for man’s innumerable desires and moods. The five-faced Shiva is thus manifested through the five senses.

Parashakty atma mithuna samyogananda íshwarah: the real sexual intercourse is between the female body-nature and male soul or God-nature, through every breath. The yogic state presupposes the realization of this ceaseless union of body and soul. This realization can only be attained through sadhana, spiritual practice, on the ceaseless movement of breath between the nostrils and the fontanel. This is the essence of the worship of the Shiva lingam.

Many people fast (i.e. observe upavasha) on this day. The translation of upavasha is “to sit close by”. Shiva upavasha means “to sit by the side of Shiva”—that is, to perform the Shiva worship. As explained previously, the lingam is the symbol of the formless God, the void. This void or vacuum is in the fontanel beyond the cave of Brahman (an etheric chamber corresponding to the brain’s third ventricle), which is above the sixth chakra. If one concentrates there, his speech, mind, and soul become calm. Through the practice of the techniques of Kriya Yoga, the inhaled air can be carried upward from the coccygeal center (first, or bottom, chakra) to the supreme vacuum in the fontanel. If one focuses there, one will realize the presence of the unmanifested God. In this state, mind dissolves and there is perception of the divine sound, AUM sound. This type of concentration and depth lead the seeker very close to Shiva and to His realization. This is the real Shiva worship; through it Ashutosh (another name of Shiva meaning, “Who is quickly satisfied”) becomes easily satisfied and fulfills the desire of the devotee.

On the night of Shivaratri, devotees remain awake the whole night. Man is always attracted by evil forces through the agency of his five senses and mind, thereby always remaining engrossed in various types of comfort and sense-gratification. If the mind is freed from this complex entanglement and directed toward the divine seat (cave), it brings infinite bliss and the blessings of God. The practice of Kriya Yoga, being scientific in nature, brings quick results toward that goal. Through these techniques, the divine force latent in every human being is quickly and safely awakened, and the mind is elevated to the fontanel—the mount Kailash of Lord Shiva—where it remains always immersed in God-consciousness. This is the significance of the tradition of remaining awake and watchful on the Great Night of Shiva (Mahashivaratri). Remaining awake does not mean staying up all night, nor taking intoxicants or drugs; it means remaining focused in the fontanel. Such observances bring a real spiritual development.

Shiva is stationed in the fontanel of every human being. He is the source and cause of the life-energy which keeps man alive. If God does not inhale for a single moment, life will instantly disappear from the human body. So in concluding his worship, the devotee pays his obeisance to the Lord with these words: “O, Shiva, You are the cause of the creation, sustenance, and annihilation of all beings.” He further exhorts, “O God of gods, You are the cause of all beings, their attributes, as well as the Cause of causes. You are omnipotent, unmanifested, and blissful. I bow to Thee everywhere. O Ashutosh, You are the supreme goal of man, and You are the refuge of all the propensities in man. If it were not for You, all beings would be inert and powerless. O Shiva, I bow to Thee a thousand times with love and devotion. O Lord, through Thy grace, let all my actions and thoughts be crowned with success. ”

AUM, obeisance to Lord Shiva

A Quote from the Shiva Samhita

In this body, the mount Meru—i.e., the spine—is surrounded by seven islands; there are rivers, seas, mountains, fields; and lords of the fields, too.

There are in it seers and sages; all the stars and planets as well. There are sacred pilgrimages, shrines; and presiding deities of the shrines.

The sun and moon, agents of creation and destruction, also move in it. Ether, air, fire, water and earth are also there.

All the beings that exist in the three worlds are also to be found in the body; surrounding the Meru they are engaged in their respective functions.

(But ordinary men do not know it.) He who knows all this is a yogi; there is no doubt about it.

~ Shiva Samhita 2:1-5

 

 

 

Hay un profundo significado detrás del culto ídolo predominante en el hinduismo. Su objetivo es la comprensión y realización de que toda imagen de Dios representa una faceta particular del omnipresente, omnisciente y omnipotente Supremo Divino Todopoderoso.

Después de la celebración de la puja de Saraswati en el mes de magha (enero-febrero), Shivaratri se observa en el decimocuarto día de la quincena oscura en el mes lunar de phalguna (febrero-marzo). La tradición de Shiva es la adoración de la creación misma, y encarna las verdades metafísicas más profundas del Yoga y del Vedanta. Según las escrituras hindúes, la adoración de Shiva es muy misteriosa y su comprensión sólo puede realizarse mediante la práctica espiritual profunda.

Antes de la creación, sólo había el vacío. Dios, como sutil alma cósmica, no estaba manifestado, sin ningún atributo. En el Taittiriya Upanishad 2: 1: 1, se dice que Dios quiso manifestarse en todas partes en varias formas y con este deseo, la conciencia cósmica primero vibró en forma de cielo. Otros elementos, como el aire, el fuego, el agua y la tierra, evolucionaron gradualmente a partir del vacío (akasha). Esta evolución siguió culminando con la manifestación de los reinos vegetal, animal y humano. El culto de Shiva está estrechamente asociado con estas diversas manifestaciones.

Durante Shivaratri, damos nuestras ofrendas a ocho manifestaciones de Shiva, simbolizada por sus ocho nombres principales: Sarva, Bhava, Rudra, Ugra, Bhima, Pashupati, Mahadeva, Ishana. Pagamos nuestra reverencia a Shiva, que conceptualmente representa a los cinco elementos. Así Sarva representa la tierra tattwa (energía elemental), Bhava el agua, Rudra el fuego, Ugra el aire, y Bhima el cielo. El señorío sobre el reino animal (Pashupati) también se atribuye a Shiva que se considera el Dios supremo (Mahadeva), y la encarnación de la calma y la bienaventuranza. En otras palabras, Shiva se manifiesta en todas partes del universo a través de los elementos: tierra, agua, fuego, aire y a través de animales, deidades y dioses. También existe en el canal espinal del cuerpo humano en los diferentes chakras, que encarnan las cualidades de los elementos y son responsables, en el hombre, de la creación de todas las propensiones animales y divinas.

La adoración de Shiva en Shivaratri termina con ofrendas al lingam sagrado -una piedra elipsoide lisa- asentada en su yoni – un plato alargado y poco profundo. Según el culto a la fertilidad, estos dos símbolos sagrados se describen a menudo como el falo (lingam) junto con los genitales femeninos (yoni), que ha generado muchas críticas e incomprensión en Occidente. Sin embargo, estos símbolos tienen un significado mucho más profundo y misterioso.

Hay una dualidad de existencia en cada uno de los objetos creados. Un aspecto es el cuerpo, o prakriti, el otro es el alma o purusha. El cuerpo es visible y tangible, mientras que el alma es invisible, sin forma. El alma necesita que el cuerpo se manifieste y alcance la liberación, la realización de Dios. El cuerpo sólo puede existir si el alma está viviendo dentro de él y activándolo.

Así, el lingam y el yoni juntos representan los dos aspectos de la Realidad:

– el inmanifestado, conocido como Shiva, el principio supremo sin forma, el alma, y simbolizado por el lingam

– el manifiesto, conocido como shakti (poder animador), prakriti (materia primordial, como en el cuerpo), o Madre Divina, y simbolizado por el yoni.

El pedestal del lingam es el yoni, y representa el cuerpo humano, fuente de los innumerables deseos que el hombre experimenta. Los tres cuerpos del hombre -físico, astral y causal- forman parte de este pedestal. Dejando a un lado la posibilidad de surgir cualquier tipo de deseo, el punto clave a recordar es que a menos que el alma se acople con el cuerpo, el cuerpo no puede vivir ni siquiera por un momento. A través de la inhalación, el alma invisible, lingaraj, o Shiva, está siempre en coición con el cuerpo, y manteniendo su vida. El alma es la guía, el cuidador, el contenedor y el sustentador del ser, pero los seres humanos no se dan cuenta de que el alma sola está respirando. Si el Shiva sin forma no permanece siempre en la cueva divina en la mente humana a través de la inhalación, los cinco sentidos no pueden funcionar y proveer en cada momento alimento para los innumerables deseos y estados de ánimo del hombre. El Shiva de cinco caras se manifiesta así a través de los cinco sentidos.

Parashakty atma mithuna samyogananda íshwarah: la verdadera relación sexual es entre el cuerpo femenino-naturaleza y el alma masculina o la naturaleza de Dios, a través de cada respiración. El estado yóguico presupone la realización de esta incesante unión de cuerpo y alma. Esta realización sólo puede lograrse a través del sadhana, de la práctica espiritual, del incesante movimiento del aliento entre las fosas nasales y la fontanela. Esta es la esencia de la adoración del Shiva lingam.

Muchas personas ayunan (es decir, observen upavasha) en este día. La traducción de upavasha es “sentarse cerca”. Shiva upavasha significa “sentarse al lado de Shiva” -esto es, realizar la adoración a Shiva. Como se explicó anteriormente, el lingam es el símbolo del Dios sin forma, el vacío. Este vacío está en la fontanela más allá de la cueva de Brahman (una cámara etérica correspondiente al tercer ventrículo del cerebro), que está por encima del sexto chakra. Si uno se concentra allí, su habla, mente y alma se calman. A través de la práctica de las técnicas de Kriya Yoga, el aire inhalado puede ser llevado hacia arriba desde el centro coccígeo (primero o bajo chakra) hasta el vacío supremo en la fontanela. Si uno se concentra allí, se dará cuenta de la presencia del Dios no manifestado. En este estado, la mente se disuelve y hay percepción del sonido divino, sonido AUM. Este tipo de concentración y profundidad llevan al buscador muy cerca de Shiva y a Su realización. Esta es la verdadera adoración Shiva; A través de ella Ashutosh (otro nombre de Shiva que significa, “Quien está rápidamente satisfecho”) se satisface fácilmente y cumple el deseo del devoto.

En la noche de Shivaratri, los devotos permanecen despiertos toda la noche. El hombre siempre es atraído por las fuerzas del mal a través de la agencia de sus cinco sentidos y la mente, permaneciendo así siempre absorto en varios tipos de comodidad y gratificación de los sentidos. Si la mente se libera de este enredo complejo y se dirige hacia el asiento divino (cueva), trae felicidad infinita y las bendiciones de Dios. La práctica del Kriya Yoga, siendo de naturaleza científica, trae resultados rápidos hacia esa meta. A través de estas técnicas, la fuerza divina latente en cada ser humano se despierta rápidamente y con seguridad, y la mente se eleva a la fontanela -el monte Kailash del Señor Shiva- donde permanece siempre inmerso en la conciencia de Dios. Este es el significado de la tradición de permanecer despierto y vigilante en la Gran Noche de Shiva (Mahashivaratri). Permanecer despierto no significa permanecer despierto toda la noche, ni tomar intoxicantes o drogas; Significa permanecer enfocado en la fontanela. Tales observaciones traen un verdadero desarrollo espiritual.

Shiva está estacionada en la fontanela de cada ser humano. Él es la fuente y la causa de la energía vital que mantiene al hombre vivo. Si Dios no inhala por un solo momento, la vida desaparecerá instantáneamente del cuerpo humano. Así que, al concluir su adoración, el devoto paga su reverencia al Señor con estas palabras: “Oh, Shiva, Tú eres la causa de la creación, sustento y aniquilación de todos los seres”. Él exhorta, además: “Oh Dios de los dioses, Tú eres la causa de todos los seres, sus atributos, así como la Causa de las Causas. Tú eres omnipotente, no manifestado y dichoso. Y tú eres el refugio de todas las propensiones en el hombre Si no fuera por Ti, todos los seres serían inertes e impotentes Oh Shiva, Me inclino ante Ti mil veces con amor y devoción Oh Señor, Por Tu gracia, que todas mis acciones y pensamientos sean coronados con éxito “.

AUM, reverencia al Señor Shiva

Una Cita del Shiva Samhita

En este cuerpo, el monte Meru, es decir, la columna vertebral, está rodeado por siete islas; Hay ríos, mares, montañas, campos; Y señores de los campos, también.

Hay videntes y sabios; Todas las estrellas y planetas también. Hay peregrinaciones sagradas, santuarios; Y deidades que presiden de los santuarios.

El sol y la luna, agentes de creación y destrucción, también se mueven en él. El éter, el aire, el fuego, el agua y la tierra también están allí.

Todos los seres que existen en los tres mundos también se encuentran en el cuerpo; Rodeando el Meru están ocupados en sus respectivas funciones.

(Pero los hombres ordinarios no lo saben.) El que sabe todo esto es un yogui; No hay duda de ello.

-Shiva Samhita 2: 1-5

por: Paramahamsa Hariharananda

En la actualidad, la gente de todo el mundo, especialmente en los países occidentales, está extremadamente ocupada con el dinero, el sexo y la comida. Eso es bueno, muy bueno. Pero deberían saber: “¿quién está ganando el dinero? ¿quién está disfrutando el sexo, y quién está comiendo?” Todas las personas mundanas, ricos y pobres, educados e iletrados, hombres de negocios y científicos, todos piensan: “Nuestro cuerpo está trabajando.” Pero en la práctica eso no es cierto.
Si el poder de Dios no inhalara la respiración desde adentro, nadie podría ganar dinero, nadie podría disfrutar del sexo, nadie podría hacerse rico o comer deliciosa comida. Si el Ser interior no inhalara la respiración, serían solo cuerpos muertos. Así que deberían saber que el Ser interior, que permanece adentro, es el único hacedor en el cuerpo humano. Y es El quien realiza todas las acciones a través de nuestro cuerpo mediante la respiración. Así como sin el sol habría oscuridad, así también nadie podría actuar sin la presencia del alma (sol) en el cuerpo. La presencia del alma en el cuerpo nos permite funcionar. El alma es más importante que el sol, porque sin el alma nadie podría siquiera ver el sol. Sin el alma sólo somos un cuerpo muerto, y un cuerpo muerto no puede realizar ninguna acción. Esa alma-sol es quien realiza todas las acciones a través de nuestro cuerpo. Pero todos ignoran el alma, pensando que sólo el cuerpo está trabajando.

En cada cuerpo humano hay dos cuerpos: uno es el cuerpo denso (físico), y el otro es el Ser interior. El Ser está constantemente inhalando la respiración. Es debido a ésto que nosotros podemos ver, oir, hablar, oler, trabajar y caminar. Todo es hecho por el Ser interior. En las Escrituras, en el Bhagavad Gita, capítulo 2, verso 40, está escrito:
svalpam apy asya dharmasya
trayate mahato bhayat
Si todos los seres humanos -ricos y pobres, educados e iletrados, hombres de negocios y científicos, toda clase de personas- meditaran por un corto período, solo de 5 a 10 minutos, serían libres de toda clase de problemas, preocupaciones, ansiedades, trampas y defectos. Serían libres del miedo a la pobreza, del miedo a la pérdida de prestigio, del miedo a las enfermedades y del miedo a la muerte. Todos los seres humanos nacen para la realización de Dios. Dios lo impregna todo y es omnipresente, así que El se encuentra en todas partes, en cada ser humano, incluso en el vacío, en el aire, el fuego, el agua y la tierra.
El significado detallado de este verso es:
svalpam apy asya dharmasya
trayate mahato bhayat

svalpam significa muy pequeña
apy significa también
asya significa de ésta
trayate significa te salva o te libera
mahato significa de grandes
bhayat significa temor
dharmasya significa religión

La traducción de este verso es: si meditas por un corto período, de 5 a 10 minutos, con seguridad te liberarás de grandes frustraciones, del miedo por el dinero, del miedo a la pérdida de prestigio, del miedo a las enfermedades y del miedo a la muerte. (Estos cuatro temores son mahato bhayat.)
El verdadero significado de dharmasya es éste: dharma es dheri dhatu-man, que es el poder de la respiración que es inhalada por el poder de Dios; a ésto se lo llama dharma. El poder de Dios, que es quien inhala la respiración a través de nuestros orificios nasales, es la razón por la que nuestro cuerpo aún permanece en el mundo. Si el poder de Dios no inhalara la respiración, seríamos cuerpos muertos y no podríamos hacer nada. El está protegiendo y preservando nuestro cuerpo. Así que como El es el único hacedor, deberíamos observarlo a El en todas nuestras acciones. A ésto se lo llama dharmasya, religión, meditación. Significa ser libre de la mente, pensamientos, sentido del cuerpo y sentido del mundo. Solo sentirás el poder viviente de Dios moviéndose en todo tu ser. Estarás escuchando el sonido divino y permanecerás en el estado de conciencia cósmica. Esto significa que estarás en la luz y no en la ignorancia.
Entonces, svalpam apy asya dharmasya, una pequeña meditación, trayate mahato bhayat, te liberará del miedo a la muerte, de las preocupaciones, ansiedades, trampas, problemas, del miedo a la pobreza, a la enfermedad y a la pérdida de prestigio.

Hay muchos caminos hacia la realización divina, pero Kriya Yoga es el camino más directo, la técnica más rápida mediante la cual en 4 a 5 minutos te liberarás de tu mente, pensamientos, intelecto, ego, sentido del cuerpo y del mundo. Estos no permanecerán, y alcanzarás el nivel de lo Sin Forma, la paz y la calma profunda, que es el estado divino. Nunca has sentido ésto en tu vida, pero deberías venir, percibirlo y probarlo. Solo la técnica de Kriya Yoga, que es enseñada por Babaji, Lahiri Baba y Sri Yukteswarji, es la auténtica y original técnica. Nosotros estamos enseñando esa técnica.

¿Qué es Kriya Yoga? Toda tarea que realizas es “kri”, y “ya” significa tu ser interior, que es quien realiza todas las acciones. Así que por la práctica de la técnica de Kriya Yoga conseguirás estar permanentemente consciente del ser interior. Muchas personas meditan, veneran, y buscan a Dios de muchas maneras. Pero cuando se sientan a meditar, tienen muchos pensamientos y ansiedades. Esto es meditación adulterada, y así nunca pueden tener una meditación concentrada. La realización divina no es posible si la mente no se encuentra absorbida completamente en el Ser. Aquéllos que practican una meditación adulterada, deberían preguntarse a sí mismos qué es lo que consiguen con su meditación. No consiguen nada, y entonces su vida cotidiana es insatisfactoria, llena de ira, orgullo y ansiedad. No tienen dulzura, amabilidad, pureza ni perfección. Solo tienen frustración y desarmonía. Así el amor no florece, y el lazo entre amigos no es fuerte. Así que no tienen un cambio espiritual en su vida.
Pero a través del poder de un maestro realizado alcanzarás una profunda calma, que es el estado divino. Dentro de sólo 2 a 5 minutos percibirás sin duda la sensación del movimiento viviente de Dios en las 50 partes de tu cuerpo. En el dia de la iniciación tendrás una nueva percepción divina de tu vida.

Kriya Yoga es una técnica tan buena. Con sólo magnetizar la espina puedes transformar tu energía vital en radiante y poderosa energía divina, la cual acelera tu cambio físico, mental, intelectual y espiritual. Y en cada paso de tu vida sentirás que hay dos personas trabajando en tí. Una es tu alma, el Ser interior, y la otra es tu cuerpo físico. En toda tarea que estés haciendo de acuerdo con tu destino, tendrás una conciencia homogénea. Eso significa que sentirás que tú y tu Ser interior están trabajando juntos. Cuando sientas que el alma es la única hacedora, automáticamente cuando practiques esta técnica, en sólo 2 minutos, te podrás liberar de la mente, de pensamientos, del intelecto, del ego, del sentido del cuerpo y del mundo, y alcanzarás el verdadero estado sin forma y la paz. Tendrás la sensación del movimiento viviente del poder de Dios moviéndose en todo tu cuerpo, desde arriba hasta abajo, en las 50 partes de tu cuerpo, en las 108 partes de tu cuerpo; en todas partes lo verás moviéndose y moviéndose hasta el infinito. Y, junto con ésto, alcanzarás la calma profunda, que es el estado divino. Y escucharás el sonido divino -el verdadero lenguaje de Dios- en todas partes. El mantra que recibes de tu Gurú y que escucharás siempre dentro de tí. Ese mantra no lo deberás cantar con la boca, sino que lo escucharás automáticamente. Escucharás el espontáneo sonido de Dios.
En las Escrituras está escrito:
naeva bacha, na monosa pratum saka, na, chakshusa
(Katha Upanishad 2:3:12)

No puedes conocer a Dios por palabras, porque si El no inhalara la respiración, no podrías hablar. No podrías ver, ni oír, ni tocar. Sólo a través de la práctica de Kriya Yoga, puedes bloquear tus cinco sentidos en 2 minutos. Puedes alcanzar la realización divina. El Sin Forma no puede ser percibido por lo que tiene forma. Cuando sientes ira, en ese momento no sientes deseo sexual. Cuando sientes deseo sexual, en ese momento no sientes ira. De la misma forma, cuando tienes la mente puesta en las cosas del mundo, los pensamientos, intelecto y ego, ésto no es meditación. Es solo meditación formal. Estás practicando la técnica mecánicamente y no estás recibiendo la percepción divina.

La palabra meditación significa dhyana. El significado de dhyana es dhyana samlina ntonasa nibisayam manaha. Esto significa que tu mente, pensamientos, intelecto, y ego, desaparecerán completamente y no tendrás conciencia del mundo. A ésto se lo llama verdadera dhyana, meditación. Pero generalmente las personas cantan, hablan, o hacen adoración arrojando flores, y dicen “ésto es nuestro dhyana, ésta es nuestra meditación”. Pero en la práctica no pueden alcanzar el estado sin forma rápidamente. Les llevará años.
Pero la técnica de Kriya Yoga es una gran técnica. Una onza de práctica vale más que toneladas de teorías. Cuando las personas duermen, en ese momento no tienen pensamientos; no saben en dónde están. Similarmente, si practicaran Kriya Yoga, en 2 minutos ya no tendrán conciencia del mundo. Solo sentirán la divinidad en su interior.
Al magnetizar tu espina puedes transformar tu energía vital en radiante y poderosa energía divina, la cual acelera tu cambio físico, mental y espiritual. Por la práctica de Kriya Yoga millones de células se rejuvenecerán y regenerarán. Todo tu cuerpo estará nuevo y saludable. No tendrás problemas cardíacos ni parálisis. En nuestro sistema cardiovascular hay millones de células muriendo en sólo 2 minutos. Tu lóbulo frontal es donde se almacenan tu educación y tus experiencias, con los cuales adquieres una rápida comprensión y agudo ingenio. Esta es tu situación, tu nivel y tu capacidad mental permanecerán. Así que mediante la práctica de esta técnica, al tocar tu frente contra el piso, inmediatamente las células que han muerto recibirán poder, rejuvenecerán y volverán a regenerar su energía. Así que esta técnica de Kriya Yoga te permitirá evitar las drogas, la intoxicación. No pegarle al caballo cansado.

Si practicas Kriya Yoga por 5 minutos, tu poder se rejuvenecerá y conseguirás un desarrollo completo, tu hígado y todas las glándulas permanecerán perfectas. Tendrás una larga vida sin problemas de hígado, ni cardíacos ni enfermedades. Tu Gurú seguirá siendo tu propio Gurú. Tu mantra será el mismo. Yo no soy tu gurú. Yo solo purificaré las 108 partes de tu cuerpo, y en 5 minutos sentirás la vibración del movimiento divino de tu Ishta-deva en todo tu cuerpo. Conseguirás la calma, que es el estado divino, y sentirás un cambio divino constante en tí. Kriya Yoga se basa en el control de la respiración. Hay muchos modos de respiración. Durante la pasión, la ira o el sueño tienes diferentes modos de respiración. De la misma manera, la meditación también tiene un diferente modo de respiración. Chala batha chalat cittam. Si tu respiración es larga entonces estás inquieto. Nish-chala, nishchalo bha-bet: está escrito en los Vedas, y cuando tu respiración sea muy débil, entonces tendrás meditación. Así que durante el período de meditación tu respiración será muy débil y conseguirás una profunda calma, como si no supieras en dónde estás sentado y lo que estás haciendo. Sólo cualidades divinas. La sensación de movimiento del poder de Dios será percibida en todo tu cuerpo, incluso en todo el mundo, y con ese poder podrás alcanzar la realización de Dios. El control de la respiración es auto-control. El dominio de la respiracón es el dominio de sí mismo. El estado sin respiración es el estado de la inmortalidad.

A través de la práctica de esta técnica, puedes purificar todo tu cuerpo y estar continuamente consciente de tu ser interior. Cuando ganes dinero, sentirás que es el poder de Dios quien gana el dinero a través de tu cuerpo; cuando disfrutes del sexo, sentirás que Dios es tan bueno contigo que es El quien te permite disfrutar del sexo. También al comer, podrás juzgar qué comida y bebida consumirás. Así como si no estuviera el sol no podrías trabajar en la oscuridad, así también sin tu sol-alma no podrías hacer ninguna tarea. Por el poder de esta técnica, serás capaz de evitar la mala alimentación, las drogas nocivas y las propensiones negativas. Realizarás tus tareas y sentirás siempre que es el poder de Dios quien las está realizando. Esto es estar permanentemente consciente de Dios en tu vida diaria y también es liberación constante para tí. El trabajo es adoración.
Quienquiera que seas, deberías pensar profundamente sobre tu excelente salud y larga vida. Para llegar a los 100 años de vida necesitas estar constantemente alerta de tus 7 centros. El primer centro, el segundo centro, y el tercer centro, ésto es dinero, sexo y comida, les producen a los seres humanos diferentes problemas, como enfermedades, problemas estomacales, desórdenes intestinales, indigestión. El beber alcohol también produce algunos problemas en el cerebro y problemas de hígado. Por la excesiva comida muchos tienen problemas cardíacos en un corto tiempo, y a la edad de 40 o 45 están muriendo. Muchos son muy ricos: tienen edificios de varios pisos, miran televisión y repentinamente mueren. El centro del corazón, el cuarto centro, está lleno de orgullo, ira, vanidad, ego, falta de rectitud y egoísmo. Debido a ésto, las personas tienen problemas cardíacos. Puedes ser rico y vivir 100 años de manera divina, si practicas Kriya Yoga.
Acerca de la alimentación espiritual, está escrito en el Bhagavad Gita, capítulo 17, verso 8, que debes comer ghee (mantequilla clarificada), frutas, leche, miel, crema, proteínas, tofu. También sobre la comida está escrito en el Bhagavad Gita, capítulo 6, verso 17, que debes comer y beber de manera moderada, y ser también moderado en el placer, en el dormir, y en la contemplación -lo que puedas tolerar fácilmente-; ésto te dará buena salud.

En las Escrituras, Isa Upanishad, 2° verso, está escrito:
kurvan eva iha karmini
jijivesec chatim samah
Esto significa que deberías vivir 100 años. El poder de Dios se encuentra dentro de tí. Si tomas una respiración corta, tendrás larga vida. El elefante respira 3 veces por minuto, y entonces vive 200 años. También el caimán, el cocodrilo, la tortuga, respiran 2 o 3 veces por minuto. El perro está siempre corriendo y respirando mucho, y viven solo 12 años. Así que si controlas tu respiración y practicas esta técnica, serás alguien verdaderamente educado, serás realmente feliz, y tendrás dinero al mismo tiempo. En todas partes sentirás el poder de Dios. Debes observar si estás controlando tu respiración. Por este control de la respiración podrás evitar las cualidades negativas. Incluso muchas cosas innecesarias las personas podrán evitar.

Para vivir 100 años necesitas estar permanentemente consciente de tus 7 centros. Así que si practicas esta técnica por solo 5 minutos, sin duda tendrás una larga vida, excelente salud, paz, prosperidad, una rápida comprensión, aguda inteligencia y una permanente conciencia del ser interior. Esto es lo principal en la vida. Pero como ves, los seres humanos no tienen paz, solo inquietud. Por la práctica de esta auténtica técnica de Kriya Yoga, con sólo de 5 a 10 minutos, si la practicas diariamente, conseguirás todo. En cada paso y en cada momento sentirás “Yo no soy yo, yo soy ese verdadero Yo, El y yo somos uno y siempre hemos sido uno”. Y ésto es suficiente. Siempre sentirás que el poder de Dios que permanece en todo el mundo está “sólo para mí, sólo para mi alegría. Dios es tan bueno. El lo penetra todo, es omnipresente, omnisciente”. Entonces lo podrás ver a El en la comida. En todas las cosas podrás sentir el poder viviente de Dios, y entonces siempre observarás dos cosas al mismo tiempo. El cuerpo y el alma son uno: ham y sa son uno. Gu y ru son uno.

Kriya Yoga es una técnica muy simple. No hay esfuerzos que produzcan dolor. No necesitas hacer ningún ejercicio riguroso. Mantendrá tu cuerpo en excelente estado, hermoso y brillante, y tendrás una larga vida con excelente salud. Muchas gracias.
AUM