En el capítulo 3 del libro de Paramahamsa Hariharananda Kriya Yoga, nos encontramos con la siguiente oración:

A través de esta técnica [de Kriya Yoga] usted siempre podrá mantenerse en el tercer circuito (es decir, dentro del cráneo, por encima de la pituitaria), que es el reino de Dios. Mientras más tiempo permanezca usted allí, más escuchará un sonido divino constante, sentirá la constante sensación táctil de Dios y visualizará una luz refulgente y divina, todo lo cual lo conducirá a una jubilosa estadía en el Reino de los Cielos.

¿Qué es este «tercer circuito»?

Para empezar, debemos ser conscientes de que es conocido por muchos otros nombres.

En la anatomía occidental, corresponde al «tercer ventrículo» del cerebro, el espacio equidistante entre las puntas de los oídos, una estructura que incluye las glándulas pineal, pituitaria, tálamo e hipotálamo.

Ilustración del libro de texto médico Grey

Ilustración del libro de texto médico Grey’s Anatomy

En el taoísmo, se llama el «Palacio de Cristal».

En Tantra y Kriya Yoga, es conocida como la «Cueva de Brahmán» o cueva escondida de Dios.

Ilustración del libro Kriya Yoga de Paramahamsa Hariharananda

La razón por la que esta cámara etérica ha sido el foco de tantas tradiciones espirituales diferentes se debe a su particular ubicación y función en el cerebro:

  • En un eje Norte-Sur, está entre el sexto chakra (también conocido como el «centro del alma», asociado con la glándula pituitaria) y el séptimo chakra (también conocido como el «centro de Dios», localizado en la fontanela).
  • En un eje Este-Oeste, se sitúa entre los hemisferios izquierdo (racional) y derecho (emocional) del cerebro.
  • Desde una perspectiva evolutiva, sirve como un puente entre el viejo cerebro en la parte posterior y el nuevo cerebro en la parte delantera de la cabeza.
  • Se sienta en la parte superior del cerebelo, una de las capas más antiguas del cerebro, que participan en la coordinación de la actividad muscular en el cuerpo.

Más allá de simples descripciones funcionales o estructurales, varios textos yóguicos y tántricos ilustran el tercer circuito como un ave de luz (a menudo descrita como un cisne) en vuelo, con sus alas (ventrículos laterales) empujadas hacia delante y su cabeza apuntando hacia atrás como si volara más rápido que la luz.

Ilustración de Wikipedia: representación 3D en color de los cuatro ventrículos.
En azul, podemos ver claramente los dos ventrículos laterales en la forma de un cisne en vuelo
(con su cabeza apuntando a la parte posterior). El tercer ventrículo está en rojo.
En púrpura es el cuarto ventrículo.

Se dice que cuando se activa la glándula pineal se ilumina como mil soles. Cuando el yogui, por una concentración profunda y precisa, penetra en esta cámara etérica, disuelve su mente ordinaria en luz. Como dijo Paramahamsa Hariharananda,

La única percepción durante la meditación es la de las tres cualidades divinas que giran dentro del cráneo. Se siente como si el alma estuviera separada del cuerpo, flotando en el vacío. En este nivel, el devoto siente que el alma todo lo penetra y está subiendo hacia el alto cielo. Mientras el discípulo se ocupa en actividades mundanas, siente como si una fuerza superior estuviera actuando a través de él; él permanece desapegado. El samadhi del tercer Kriya es tanu-manasa samadhi. Significa que la mente no vaga en el sentido biológico, sino que vaga en el verdadero sentido filosófico, percibiendo la conciencia de Dios.

En el versículo 121 del Gurú Gita el Señor Shiva declara a Su Consorte Parvati,

Pindam kundalini shaktih hamsam iti udahritam rupam binduh iti jneyam rupatita nivanjanam– «Pinda [cuerpo] es Kundalini Shakti. Hamsa [cuerpo y alma] es pada. Has de saber que rupa [la forma] es el bindu, y rupatita es el Uno puro [más allá de los tres]. »

Comentando este versículo, Baba Hariharananda dijo:

Ustedes deben abstraer sus sentidos hasta el tercer circuito, arriba de la pituitaria. Este es el verdadero sitio para buscar la experiencia de Dios. La kundalini shakti subirá. La leche ha sido batida y la crema ha subido.

¿Y los otros dos circuitos?

Los otros dos «circuitos» son de la ida y píngala, las fuerzas tamásicas y rajásicas dentro de nuestra columna vertebral. Sólo al abrir el canal sushumna el meditador tiene acceso a la felicidad de la Cueva de Brahmán o «tercer circuito».

La práctica del Tercer Kriya profundiza nuestra experiencia del Pájaro de Luz interior.

Sin embargo, incluso con el primer Kriya el meditador sincero puede viajar a esta dimensión mística.

¡Practique bien y recoja la felicidad inmensa!

About Yogi Sarveshwarananda Giri

Fundador de El Arte De La Paz en 6 Paises de Latino América. Discípulo del último Maestro Realizado Paramahansa Hariharananda, Yogacharya autorizado del linaje de Babaji, Lahiri Mahashaya y Paramahamsa Yogananda, viaja continuamente alrededor del mundo enseñando la ciencia espiritual del Kriya Yoga, compone y canta canciones sagradas y provee educación y refugio a niños pobres, viudas y personas mayores en América Latina y los Himalayas.